Kingmaker

Brevoy es una nación orgullosa, conocida a lo largo y ancho de Golarion por producir guerreros capaces, regios nobles y hábiles ladrones. Sin embargo las dos regiones de Brevoy, Issia y Rostland, han mantenido un largo desprecio la una por la otra, y ahora están al borde de la guerra civil.

Tanto Issia como Rostland fueron naciones independientes hasta que los ejércitos bárbaros de Choral el Conquistador y sus dragones rojos vasallos, unificaron la región en un solo reino hace dos siglos. Hasta hace poco el férreo gobierno de la Casa Rogarvia mantuvo la frágil paz entre las dos regiones. Pero hace una década la Casa Rogarvia desapareció misteriosamente, y los intrigantes líderes de la Casa Surtova de Issia les reemplazaron como gobernantes de Brevoy. Ahora un laberíntico panorama de intrigas políticas asola la nación, repleto de secretas alianzas, lealtades provinciales y nefastos complots; la guerra civil parece inevitable. En Rostland, al sur, los señores de la espada ven en muchos de los recientes movimientos políticos de Issia un rápido acercamiento a esa guerra. Los señores temen con razón ese acontecimiento, puesto que Rostland es menor que Issia, tiene menos ejércitos, y sus onduladas colinas y praderas ofrecen muy poca defensa natural. Peor aun, al contrario que Issia, cuya frontera septentrional se extiende a lo largo del Lago de las Brumas y los Velos, lo cual les ofrece cierta defensa, la frontera sur de Rostland esta situada a lo largo de una extensión de yermos infestados por bandidos y monstruos. Si Brevoy entra en una guerra civil no pasará mucho tiempo antes de que los violentos y oportunistas buitres del sur se muevan para tomar provecho de los problemas de Rostland.

Esta región sureña de yermos es llamada las Tierras Robadas. Aunque estas tierras técnicamente son partes de los Reinos Ribereños, varios de los cuales han insinuado reivindicaciones en el pasado, durante largo tiempo Rostland las ha visto como “robadas” por los bandidos y monstruos. Muchos intentos se han hecho de asentarse en las Tierras Robadas, pero hasta la fecha ninguno lo ha conseguido, haciendo que estos 33.000 kilómetros cuadrados de yermo no reclamado sean la mayor franja de tierra no reclamada en todos los Reinos Ribereños. A medida que la tensión aumenta en Brevoy, algunos de los señores de la espada de Rostland esperan cambiar este hecho, estos señores han entregado cartas a diversos grupos de aventureros enviándoles al sur, a las Tierras Robadas. Estas cartas son bastante simples: reabrir las antiguas rutas de comercio a lo largo del río y dispersar o derrotar a los bandidos que las han hecho demasiado peligrosas
como para usarlas. Más allá de esto parece evidente que Rostland quiere alentar a las nuevas naciones a crecer en esta región, además de creer que apoyando a estos reinos nacientes como aliados podrán ganar un leal respaldo en el futuro conflicto con Issia. Es un audaz y brillante movimiento político, puesto que si
Rostland vuelve sus propios recursos a la tarea no debilitaría tan solo sus defensas en el norte, si no que este flagrante intento de aprovecharse obligaría a Issia a actuar prematuramente. Enviando agentes libres hacia el sur los señores de la espada de Rostland
esperan crear nuevos aliados sin sacrificar su propia posición de poder en Brevoy.

Sin embargo, como ocurre con los planes mas complejos y brillantes hay muchas posibilidades para el desastre.

Trece Tigres - Kingmaker

Cabecera Lessa Dussan Drildine KrakenSpacial Aromdar